Los carruajes tirados por caballos de la Familia de Broglie

published at 20/01/2017

LA BERLINE DE GALA

Obra del parisino Ehrler, carrocero favorito de Napoleón III, este excepcional carruaje cochera del Palacio de Fontainebleau- fue realizado a petición del príncipe Nicolas Orlov (diplomático ruso destacado en París). Restaurado en 2003 gracias al mecenazgo de la casa Hermès, este coche es, por su tren de ocho resortes, sus linternas ricamente cinceladas, y su interior acolchado de raso azul, una de las catorce berlinas de este tipo que todavía existen en Francia. Actualmente, sólo se conocen cincuenta y dos coches de la producción de Ehrler, de los cuales treinta pertenecen a colecciones o museos extranjeros.

EL PETIT-DUC

Coche de ciudad y de paseo descubierto, con caja ampliamente abierta y rebajada, este petit-duc para dama fue fabricado a petición de la princesa de Broglie, por los carroceros Belvalette. Equipado en la parte trasera de la caja con un asiento para unos o dos criados, y sin asiento para el cochero, este coche era conducido directamente desde el interior por la propietaria.

EL VIS-A-VIS

Este coche de paseo, ligero, con dos fondos y dos asientos de mimbre trenzado para cuatro personas que se sientan frente a frente, fue diseñado por los hermanos Dosme (carroceros de Blois). Equipado en la parte trasera con una cesta de mimbre, este vis-à-vis fue utilizado por la familia de Broglie y sus invitados para las comidas campestres, las salidas al campo o las cacerías.

EL LANDÓ

Encargado a Mühlbacher (carrocero favorito de la corte durante el reinado de Napoleón III), este landó fue utilizado particularmente por la princesa de Broglie para sus diversas y múltiples compras en París o para asistir a las representaciones de la ópera Garnier. Este carruaje de dos fondos y dos portezuelas para cuatro pasajeros, tenía la característica de poder descubrirse o cerrarse completamente con dos capotas de cuero que cubren cada fondo y se unen por encima de las portezuelas.

EL ÓMNIBUS

Increíblemente lujoso, este coche denominado ómnibus de castillo fue creado por Mühlbacher. Tirado por cuatro caballos o tres de frente, este ómnibus cubría los desplazamientos entre la estación (la más cercana era la de Onzain) y el castillo, transportando a invitados y equipajes. También se utilizaba para acudir a las citas de caza o a las carreras hípicas.